¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA IGUALDAD LABORAL ENTRE MUJERES Y HOMBRES?

20 DIC 2017

Condiciones para la equidad de género

“Los derechos, responsabilidades y oportunidades de cada uno no dependerán de si la persona es hombre o mujer”

Sin embargo, para que la equidad de género pueda darse han de generarse dos circunstancias imprescindibles. Por una parte, igualdad de oportunidades y por otra crear una serie de condiciones para aprovechar estas oportunidades.

Debemos tener presente que equidad de género significa crear estándares para aquellas oportunidades existentes y repartirlas justamente entre ambos sexos. Hombres y mujeres han de contar con las mismas oportunidades de desarrollo en todos los aspectos; a nivel personal, la oportunidad de crecer, realizarse uno a sí mismo y ser feliz, como en el ámbito laboral. El estado, así pues, ha de garantizar que los recursos se asignen de manera proporcional.

“Hombres y mujeres serán tratados con justicia de acuerdo a sus propias necesidades. El tratamiento que se le dé a cada uno puede ser diferente pero equivalente en términos de derechos, beneficios, obligaciones, y oportunidades”.

Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la igualdad consiste en garantizar el acceso a todos los derechos, responsabilidades, oportunidades de trato y evitar toda discriminación basada en el género de las personas. Nuestro país ha tenido avances en la igualdad en el trabajo y en la protección social al empleo, por ejemplo:

Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la igualdad consiste en garantizar el acceso a todos los derechos, responsabilidades, oportunidades de trato y evitar toda discriminación basada en el género de las personas. Nuestro país ha tenido avances en la igualdad en el trabajo y en la protección social al empleo, por ejemplo:

la incorporación de mujeres a actividades labora les que se consideraban exclusivas de los hombres, la creación de estancias infantiles, la legislación sobre la igualdad en el salario por igual trabajo y las licencias por maternidad y paternidad.

Sin embargo, México todavía enfrenta varios retos, como son:
-Educar en equidad de género para combatir la discriminación y la violencia de género en los espacios laborales. 
-Facilitar y garantizar la presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones. 
-Fomentar el acceso laboral y equilibrar los salarios y prestaciones, tanto para mujeres como para hombres. 
-Hacer valer los derechos de paternidad cuando nacen los hijos o en caso de adopción. 
-Privilegiar los derechos a una maternidad segura y sin discriminación.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos’’ (..) ‘’toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición’’—Declaración Universal de Derechos Humanos; artículo 1 y 2.

Apostarle a la igualdad de género no solo trae beneficios internos. Hacia afuera, las empresas comienzan a ser percibidas como socialmente responsables, afín con los desafíos globales y contribuyendo a erradicar la discriminación y la desigualdad.

Está demostrado que estas medidas pueden contribuir a mejorar el clima laboral, disminuir la rotación y estimular la retención del mejor talento en 69 por ciento.

La implementación de medidas que favorezcan la igualdad de género, permiten contar con talento humano con mejores capacidades y habilidades en un 58 por ciento.

Adicionalmente, mejora su reputación como buen empleador, sus posibilidades de reclutar personal más competitivo, y valoriza su imagen como un buen lugar de trabajo, en el cual prima el respeto por la diferencia y la igualdad de oportunidades.

Fuente:
Comisión Nacional de los derechos humanos /Psicología y Mente/Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.