AGENDA 2030 PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

17 JUL 2018

En septiembre de 2015, los dirigentes mundiales aprobaron en el seno de las Naciones Unidas transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El documento se define como el plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad. Esta agenda, se compone de 17 objetivos (ODS), divididos en 169 metas, que dan forma ámbito de acción el cual los países pueden enfocar sus iniciativas, proyectos y esfuerzos para poner un fin a la pobreza en todas sus formas.

En esta agenda se da continuidad a los Objetivos de Milenio, reconociendo explícitamente el rol indispensable que las empresas pueden y deben desempeñar para alcanzar las metas planteadas. Una mayor representatividad, universalidad, diversidad, ambición, integración e interrelación de los ODS son las mejoras que se han realizado para facilitar su implementación y logro.

Aunque esta agenda está hecha principalmente para los países, las empresas están obligadas a participar como parte de la sociedad, y se verán beneficiadas pues de alcanzarse, desaparecerán los obstáculos de crecimiento que resultan de las desigualdades, el cambio climático y la injusticia

Algunas de las ventajas de incorporar la agenda 2030 a la estrategia del negocio:

  • Avance y previsión: Las empresas se prepararán para responder a los requisitos y expectativas del gobierno y de sus grupos de interés. Se anticiparán a los panoramas futuros para implementar medidas asertivas para amoldarse a los cambios que puedan producirse en el nuevo escenario internacional.
  • Movilización de recursos: Se crearán nuevas oportunidades de negocio así como el acceso a financiación mediante la inversión responsable empresas que contribuyan a un entorno más justo y positivo.
  • Relacionamiento con grupos de interés: Las empresas alinearan su estrategia de negocio para integrar estas preocupaciones a la toma de decisiones, afianzando el diálogo y comunicación permanente, legitimando su operación, obteniendo la credibilidad y confianza hacia la organización.
  • Mejora del desempeño. Aumenta la competitividad y mejora el rendimiento de las empresas. Una gestión eficiente y responsable de los recursos, administración de riesgos inherentes al CORE del negocio y su entorno, así como aumento del índice de confianza de los inversores y el mercado.
  • Transparencia y rendición de cuentas. Se incorporarán nuevos mecanismos de comunicación y transparencia para dar una mayor visibilidad y veracidad a la información que se obtenga de las iniciativas emprendidas por las compañías, lo que resultará en una mejora en su reputación y posicionamiento como agente de cambio en la sociedad.

Los ODS abren un marco de reflexión para que las empresas interioricen y aporten a solucionar los mayores retos de nuestra sociedad y el planeta, estos próximos años serán de oportunidades para que el sector contribuya y sea parte de la solución a los problemas actuales por lo cual deberemos todos caminar en una misma dirección y crear alianzas entre actores para poder aspirar a un futuro mejor.